Impuestos

A continuación se presenta un resumen de la legislación tributaria colombiana, con el fin de ayudar a los productores a planificar mejor su trabajo y calcular correctamente el presupuesto y los gastos.

La siguiente información es solo una guía. Le recomendamos consultar con expertos antes de iniciar cualquier producción audiovisual en Colombia, ya que los impuestos y deberes dependerán de las características específicas de cada producción.

 

Impuesto al Valor Agregado (IVA)

 

El IVA es un impuesto que grava el costo de los bienes y servicios adquiridos en Colombia. La tarifa general de impuesto sobres las ventas es del 19%.  Existen unas tarifas diferenciales del 0% y del 5% para algunos bienes y servicios.

Los bienes importados temporalmente durante un período limitado no generan IVA, como es el caso de los equipos y otros artículos utilizados en la producción y rodaje de películas. Las operaciones de cambio o venta de divisas están excluidas de pagar el IVA.

 

Impuesto nacional al consumo

Este impuesto se cobra por los servicios o ventas al consumidor final o para los siguientes artículos importados por el consumidor final:

  • Servicios de telefonía móvil.
  • La venta de determinados bienes corporales muebles, bienes de producción nacional o de bienes importados.
  • Servicios relacionados con la venta de alimentos y bebidas preparadas en restaurantes, cafés, supermercados, heladerías y tiendas de frutas, pastelerías y panaderías, incluyendo servicios de comida contratados y la venta de alimentos y bebidas alcohólicas para el consumo en bares, tabernas y discotecas ya sea que involucren o no actividades bajo franquicia, concesión, regalía, autorización o cualquier otro sistema que implique la explotación de intangibles. Estos bienes y servicios no son gravados con el IVA.

 

Retención en la fuente

La retención en la fuente es un mecanismo de recaudo que consiste en un pago anticipado del impuesto sobre la renta y complementarios, el cual se efectúa en el momento en que se causa el cobro mediante factura o cuenta de cobro. Dependiendo del servicio que se preste y del tipo de persona, bien sea natural o jurídica, nacional o extranjera, la tarifa de retención puede variar entre el 1% al 35%.

 

Es importante tener en cuenta que se debe analizar cada hecho generador del impuesto para determinar su tarifa.